Publicaciones Sostenibilidad ecológica 2008

  • Hugo Altomonte, coordinador, diciembre 2008

    El presente documento tiene por objeto examinar: i) los efectos que ha tenido el alza del precio internacional de los hidrocarburos, en particular de los derivados de petróleo, sobre los ejes del desarrollo sostenible de los países de la región; ii) las políticas que los países han puesto en práctica para paliar el impacto de esta alza, y iii) el desafío que enfrentan los países para establecer una agenda de políticas integradas que pueda dar respuestas a la evolución del mercado energético mundial en la próximas décadas.

  • Héctor Pistonesi, Gustavo Nadal, Víctor Bravo and Daniel Bouille, diciembre 2008

    Given the increasing difficulty of ensuring the supply of crude oil and oil products, and the sharp increase in their prices, biofuels programmes in the developed countries-particularly the United States and the European Union-represent a series of opportunities, challenges and risks for the countries of Latin America and the Caribbean. Thus, if biofuels production is to create economic growth without jeopardising our natural capital and social equity, it must be developed in the framework of well thought-out national policy. Biofuels public policy cannot ignore national objectives, which involve not only agro productive specialization, but also expanding the availability of energy to the population and protecting the natural patrimony. Accordingly, it is incumbent on each country to define its own agenda, taking advantage of the demand from the developed countries as a means of solving their own problems and creating new opportunities for sustainable rural development. Given the complex, multi-dimensional nature of biofuels policymaking-as will be outlined in this paper-it is only under certain conditions that biofuels production programmes can contribute to sustainable development.

  • Jean Acquatella, diciembre 2008

    La región enfrentará durante la próxima década un nuevo entorno internacional en materia energética caracterizado por dos importantes cambios exógenos que tienen características estructurales y que son independientes de las políticas que decidan o no adoptar los países de América Latina y el Caribe. Estos cambios en el ámbito internacional representan nuevas condiciones de borde, que escapan del ámbito de control o influencia directa de las políticas públicas que los países de la región tienen la capacidad de desplegar a nivel nacional. Por lo tanto representan un nuevo desafío de adaptación internacional para la política energética latinoamericana durante la próxima década. Desafío que tendrá que ser enfrentado e integrado junto a las prioridades de desarrollo nacionales dentro de los objetivos a los que debe responder la política energética de los países de la región.

  • Joséluis Samaniego, coordinador, diciembre 2008

    En los últimos años, el problema del cambio climático ha captado un nivel de atención sin precedentes y ello se tradujo en una movilización internacional para concertar acciones destinadas a mitigarlo, en un dinamismo en materia de innovación tecnológica para contar con las herramientas que permitan paliar sus causas y en una preocupación creciente por sus posibles consecuencias negativas sobre el desarrollo de los países. El tema ha pasado incluso a integrar la agenda de prioridades del Secretario General de las Naciones Unidas junto a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Hasta el momento, el régimen internacional acordado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el Protocolo de Kyoto solo regula la emisión de gases de efecto invernadero de los países desarrollados. Esto hace que se regule parcialmente el uso de la atmósfera como sumidero de los gases de efecto invernadero antropogénicos y que se esté lejos de tutelar la seguridad climática. En la región, hasta hace muy poco tiempo, la discusión se centraba en el impacto ambiental de este fenómeno y solo recientemente se ha concentrado en los efectos económicos. En este libro de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que tiene por objeto contribuir a cerrar la brecha entre el ámbito ambiental y el económico, se ofrece un primer análisis de la información más relevante para la región sobre el tema, disponible a 2008. Asimismo, se destacan algunos aspectos económicos relacionados con el cambio climático y sus consecuencias en América Latina y el Caribe, como el vínculo con el comercio internacional, el contagio negativo de las finanzas públicas y las futuras restricciones a un desarrollo económico con alto grado de consumo de carbono. El cambio climático es una barrera para el desarrollo en términos de los recursos que se perderán o que deberán reasignarse para adaptarse a sus efectos negativos. Sin embargo, también representa una oportunidad para buscar un desarrollo de mejor calidad, con más inversiones en tecnologías que puedan mitigar algunas externalidades ambientales negativas del proceso de desarrollo. Es importante atraer la atención de los equipos económicos de los gobiernos de la región hacia estos temas, pues cuanto mejor preparados se encuentren, menores serán las presiones imprevistas sobre el gasto y las pérdidas recaudatorias y mayor la gobernabilidad económica de los países. En suma, este libro tiene por objeto brindar a los gobiernos de América Latina y el Caribe algunos elementos de juicio que contribuyan al análisis de la relación entre cambio climático y desarrollo.

  • Manlio F. Coviello, José Javier Gómez, Carlos Razo y Adrián Rodríguez, diciembre 2008

    La experiencia de Brasil en materia de biocombustibles es sin duda un paradigma relevante para la región de América Latina y el Caribe. En efecto, si bien la producción de bioetanol tiene una larga tradición de producción en numerosos países de la Región, su uso sistemático y articulado (en todos los eslabones de la cadena productiva); como combustible para el transporte automotor sólo se materializá en Brasil a partir de la década de los '70, como consecuencia del lanzamiento del Programa ProAlcool en respuesta al primer shock petrolero. Posteriormente (hasta final del siglo XX); la rápida disminución de los precios del petróleo redujo el atractivo de la producción de ese combustible y se originó una pérdida de confianza en la seguridad de su abastecimiento. A partir de la primera década del 2000, sin embargo, se retomó el interés por el bioetanol, se comenzaron a producir los vehículos "flex-fuel" y ya en 2007 la gasolina sin bioetanol no se vende en el mercado brasilero.

    Las perspectivas respecto a los biocombustibles en los otros países de la Región son muy diferentes, tanto en lo que se refiere al tamaño del mercado potencial como respecto a la dotación de recursos naturales. Sin embargo -y más allá de la diversidad de situaciones nacionales y subregionales con relación a los mercados potenciales de bioetanol y biodiésel- es importante examinar la significación de los biocombustibles con respecto al consumo de energía en el sector de transporte y dentro del consumo final total de la región de América Latina y el Caribe. Tomando como referencia mezclas de 10% para ambos biocombustibles (E10 y B10); y relacionándolas con los consumos en transporte y final total de la Región para el año 2005, el presente trabajo demuestra que la introducción de estos últimos tendría escasa significación dentro del balance energético regional.

    El estudio también presenta los resultados de aproximaciones diferentes respecto a la estimación del potencial de producción de biocombustibles líquidos a partir de cultivos energéticos, a saber:

    • el porcentaje de mezcla actual de bioetanol y biodiésel obtenible a partir de los excedentes de producción;

    • la superficie que habría que cultivar en cada país, para autoabastecer una mezcla del 5% de bioetanol (E5); y de biodiésel (B5); por volumen en el total del consumo de gasolina y diésel del país;

    • la superficie que es posible expandir tomando en cuenta las características agro-ecológicas y climáticas de cada país.

Páginas