Publicaciones Venezuela

  • Lino Clemente, octubre 2009

    Las IMF vienen en una variedad de formas, en diferentes entornos legales, y con estructuras legales, metodologías de préstamos, gama de productos y clientelas beneficiarias diferentes. Con el auge en la popularidad de los microcréditos, la situación se complica más todavía, de hecho, muchas instituciones han decidido unirse al movimiento, y proclaman ser IMF aunque no necesariamente son instituciones que dirigen su atención hacia la población de bajos recursos, con la intención de ofrecerles servicios financieros responsables y a precios accesibles. Como ejemplos típicos, podríamos mencionar a los usureros, montes de piedad o no-bancos que se dedican a otorgar préstamos a los consumidores. No hay cifras acerca del número de IMF que existen en el mundo, pero un estimado generalmente aceptado es que hay alrededor de 10.000. De este universo grande, más de 1.100 IMF presentan información acerca de sus datos financieros y de cartera en el MixMarket, una plataforma de información sobre microfinanzas en la Web apoyada por el CGAP (Grupo Consultivo de Ayuda a la Población más Pobre). La gran mayoría de las IMF operan en ambientes difíciles, típicos de los países de mercados emergentes. Además, las IMF buscan operar en aquellas regiones donde la inclusión financiera es más baja y, por ende, van a áreas rurales o remotas donde la infraestructura y medios de transporte son limitados. Algunas IMF tienen la carga adicional de tener que lidiar con temas de salud de gran envergadura entre su base de clientes, o trabajan en áreas propensas a sufrir desastres naturales.

  • Humberto Campodónico, marzo 2007

    En este estudio se evalúan los resultados de las empresas públicas de petróleo en países de América Latina donde existe una predominancia de presencia estatal en la exploración y explotación "upstream" del sector hidrocarburos; aunque para algunos casos también se analizan aspectos del sector transporte, distribución y comercialización "downstream". Para lo cual se han seleccionado los casos de Brasil, Chile, México y Venezuela.

    En cada uno de los casos se analizan, en primer lugar, las modificaciones legales ocurridas en los últimos años en el sector "upstream", las mismas que establecen la política de cada país en el sector hidrocarburos. Para evaluar los resultados de la gestión estatal en estos países, se analizan las inversiones realizadas en el sector "upstream" y su impacto en las reservas y producción de petróleo. Asimismo, se analizan los indicadores financieros de estas empresas estatales, así como también se estudia el impacto fiscal de la política del sector hidrocarburos y su orientación en el gasto social. También se analizan las políticas de internacionalización e integración energética, donde corresponde.